Medical Corporative Trade

Asóciese llamando al
Asociese llamando al 0800-666-6334 Atención de lunes a viernes de 09 a 19 hs.
Amplia red de clínicas, sanatorios y profesionales médicos en el Gran Buenos Aires.

Actualidad Médica

Información de importancia para su salud

nota

2013-03-20

Adolescentes gruñones.

Tienen estructuras cerebrales distintas.

Un estudio de la Universidad de Melbourne (Australia) sostiene que los jóvenes que pelean regularmente con sus padres tienen estructuras mentales distintas a las de sus pares más tranquilos.
Estos observaron el cerebro de unos 137 adolescentes y luego los filmaron y grabaron mientras tenían conversaciones "para resolver problemas" con sus padres, sobre temas como tareas domiciliarias, hora de ir a dormir o el uso de Internet y el teléfono celular.
"Lo que encontramos es que había una relación entre el tamaño y la estructura de varias partes del cerebro y la manera en la que los chicos actuaban en estas interacciones", dijo el principal investigador Nicholas Allen, de la Universidad de Melbourne.
Las partes del cerebro involucradas en respuestas emocionales estaban mucho más desarrolladas en los adolescentes que tendían a pelear con sus padres, dijo Allen.
"Sus emociones se están desarrollando mucho más rápido que las partes del cerebro que los ayudan a manejar esas emociones", indicó.
"Ese es el tipo de cosa que es de esperar que más adelante se ponga al día pero mientras tanto está este desequilibrio entre ambas", explicó.
El hallazgo podría tranquilizar a algunos padres que intentan comprender por qué sus alegres niños se convierten súbitamente en extraños ultrasensibles y malhumorados. Este desequilibrio habitualmente se resuelve en la época en que el cerebro termina de desarrollarse a mediados de la década de los 20 años.
"Muchos padres encuentran tranquilizador que les digan que no es necesariamente anormal o un reflejo del carácter de su hijo que sean gruñones y hoscos porque están atravesando un cambio biológico que es significativo", dijo.

No es el único factor
"(Pero) hay algunas cosas que pueden influir en el mal humor. Podría ser que la familia ha desarrollado un modelo o interacción pobres, podría ser que el chico es holgazán, o que el muchacho necesita que se le enseñe más responsabilidad o respeto por los demás", añadió.
"También puede ser que estos cambios biológicos sean una respuesta al ambiente familiar", sostuvo Allen al explicar el estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.
Otros estudios han observado que el descuido extremo y el abuso sexual y físico puede impactar en el desarrollo del cerebro. Un ambiente hogareño estresante también ha sido vinculado a la llegada temprana de la pubertad en las niñas, añadió.
Pero aún quedan muchas dudas. "No estamos seguros de si el ambiente afecta la biología o la biología está afectando el ambiente. Probablemente lo más probable es que ambos se afecten mutuamente", concluyó.

 

Medical Corporative Trade
© Copyright 2011 Medical Corporative Trade. Todos los derechos reservados.
Casa Central en Argentina - Pte. José E. Uriburu 523 Capital Federal - Tel/Fax: 4373-5833/35
Centro de atención Zona Norte Sucursal Acassuso - Av. Santa Fé 1150
Horario de atención: Lunes a viernes de 09 a 19 hs.